ALIMENTACIÓN EN EL EMBARAZO


¿Bebé en camino?

Los bebés se nutren a través del cordón umbilical 👶. Por ello, la alimentación de una madre afecta de manera directa a su evolución, desarrollo y crecimiento.

Una alimentación saludable será clave en el proceso, pero… ¿Qué debemos tener realmente en cuenta?🤰

  • Evita comer pescados grandes y longevos (Pez espada, tiburón y atún rojo) ya que la grasa de estos animales acumula mayor cantidad de metales pesados como el mercurio. El mercurio que contienen puede atravesar la barrera hemato-encefálica y la placenta, pudiendo provocar alteraciones en el sistema nervioso central y en el desarrollo cognitivo del feto.
  • Con el fin de satisfacer las necesidades nutricionales de la madre y del bebé, se debe consumir más cantidad de comida durante la segunda mitad del embarazo, pero ojo ¡no hay que comer por dos!
  • El consumo de alimentos de origen animal crudos o cocinados a baja temperatura (inferior a 71ºC) supone un riesgo de infección, ya que pueden estar contaminados por bacterias o parásitos que llegan a través de la placenta al feto, lo que puede llegar a provocar aborto espontáneo, parto prematuro e incluso fallecimiento. Algunos ejemplos son: carnes y pescados crudos o poco cocinados (como el sushi), huevo sin pasteurizar, leche fresca y derivados.
  • Aunque existe controversia entre si el consumo de cafeína durante el embarazo es seguro o no, por su posible influencia en la aparición de abortos espontáneos, mal desarrollo neural y bajo peso al nacer, se recomienda no sobrepasar los 2 cafés diarios. Recuerda que el cacao, el té y muchos refrescos también aportan cafeína, con lo que será importante moderar su consumo.
  • En general, aumentan los requerimientos de micronutrientes, de entre los que destacamos los siguientes: calcio (presente en lácteos, legumbres, semillas…), Hierro (presente en el huevo, carnes magras y de ave, legumbres…), yodo (presente en la sal yodada, en algas, en pescados…), ácido fólico (presente verduras de hoja verde oscura, hígado, fruta, cereales integrales…) y vitamina C (presente en frutas y verduras) por su efecto en la mejora de la absorción de hierro.
  • Es importante la suplementación de ácido fólico. De hecho, se recomienda desde antes de la concepción para asegurar el correcto desarrollo del feto.
  • Además, todo lo que resulta perjudicial para la población en general, tendrá un impacto negativo aún mayor durante el embarazo. Por ello, lo mejor es eliminar o reducir AL MAXIMO el tabaco y el alcohol.
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *